¡Hola!

Hace tiempo venía planeando regresara escribir. Pasé muchos años sin hacerlo con la idea de publicar. Esa es una larga historia, así que trataré de irla dosificando a lo largo de los días que me quedan para no hacerlo soso ni para usted que lee ni para mi. También tengo claro que este blog no cuenta con ninguna promoción digital en canales sociales, así que quien sabe usted cuando lo descubra. Sin embargo el siempre estará aquí, como buen anfitrión, dispuestos hacer su visita lo menos compleja posible.

Hoy hay que abastecerse para el fin de semana, que aquí en Bogotá, implicará un simulacro de confinamiento por el #Coronavirus. No es necesario más pánico del que ha habido ni cometer irresponsabilidades que ya ni salen en las películas como extinguir el papel higiénico, el sobrecosido en las necesidades básicas.

Este mensaje es un saludo inicial. No quiero empezar a hablar de otros temas en esta situación. Vamos caminando con prudencia, recolectando nuestra tribu o familia extensa y alistándonos para el comienzo del S. XXI como una era de cambios sociales, filosóficos, de salubridad, económicos, etc. Sin miedo, adelante.